La mano pachona: La esquina de mi habitacion:

"La siguiente historia puede o no ser veridica, puede o no estar basada en experiencias personales y puede o no causar sensibilidad dependiendo de tu edad y otros  factores nos reservamos todo eso para mantener el velo de misterio e interes, si, "la mano pachona" es un tributo a la mano peluda aquel viejo programa de radio Mexicano. recomendamos escuchar esta MUSICA mientras se lee el texto"


Mucho gusto, quisera presentarme pero esa informacion es irrelevante ahora, quisiera comenzar preguntandote algo ¿alguna vez has sentido que te observan? si la respuesta es si, y te lo aseguro, es asi, sabras lo incomodo que se siente, esa incomodidad, esa sensacion de que algo va a venir en cualquier momento por ti, pero nunca llega, nunca...por suerte.



Hace mas o menos una decada, cuando era un niño y compartia habitacion con mi hermano mayor, por fin lo vi llegar, o mas bien, lo escuche; en esos tiempos, mis padres tenian muchos problemas y solian pelear todo el dia, con mi hermano en clases yo me la pasaba en mi cuarto, encerrado, llorando.

Fue asi por varios meses, y me habia acostumbrado a ello, sin embargo, una calurosa noche de verano, estaba muy incomodo y me movia por la cama, incluso me saque la playera, ni siquiera el lado opuesto de la almohada me calmaba, decidi levantarme e ir por una tradicional comida de media noche, un vaso de refresco y algo de bolleria, cuando abri la puerta, me di cuenta que la esquina de la puerta estaba totalmente obscura, puede que mis ojos lagañosos no me dejaran ver con claridad, o la falta de luz, pero esa obscuridad parecia no tener fin, continue mi viaje a la cocina, tome el vaso y volvi a sentarme en la cama.

Cuando volvi mi hermano esta despierto en el segundo piso de la litera, mirando a la esquina, yo le pregunte "¿Que pasa hermano?" y el solo señalo la esquina y me pidio guardar silencio con un clascio "Shhhhhh".

Me acerque a la susodicha convergencia de paredes y en el silencio abismal de la noche, pude escucharlo, gritos, quejas, llantos, en un tono de desesperacion y angustia, entre mas me acercaba a la obscuridad mas fuerte se escuchaban, y se desvanecian conforme me alejaba, nos quedamos despierto unas horas, y "eso" seguia ahi; Mi hermano recordo de pronto que mis abuelos solian decirnos que cuando en un lugar se junta mucha mala vibra, esta cobra vida y mente propia y se manifiesta para alivar su dolor.

Mi hermano no parecio darse cuenta, pero yo si, esos gritos atrapados eran la respuesta de la casa a el declove de mi familia, en otro vivaz momento de lucidez cognitivo, mi hermano recordo otra enseñanza de mis abuelos maternos: "Si gritas e insultas a una presencia, esta se ira enseguida" aunque no parecia la mejor idea ofender a algo asi, mi hermano lo hizo. Y dicho y hecho, las voces se detuvieron.

Al dia siguente, mi familia parecio llevarse mas en calma los problemas, y la esquina vovlio a la normalidad, hoy en dia, mas o menos diez años despues, con mi hermano viviendo fuera de casa, yo solo en este cuarto, miro esa esquina, la contemplo, incluso ahora escribiendo esto, y me pregunto ¿Que habia en la esquina de mi habitacion?

No hay comentarios :

Publicar un comentario