Las Historias Geniales de Bakemarin: Lala la Lagartija





Esta pequeña apareció en el baño de mi madre, una mañana. Con el piso húmedo y la destrucción de la parte inferior del baño por fuera de la casa, no me sorprende que pudiera entrar un animalito. Admiren su rosadez y pequeñez.




La metimos a un frasco para controlar dónde estaba, para no pisarla y esos problemas típicos con los animales pequeños. También le dimos una hoja por si tenía hambre. La verdad, no teníamos idea de cómo cuidar una lagartija.


Posó muy bien para las fotos, era toda una modelo, a pesar de tener la cola partida.
 


La saqué a tomar el Sol, según yo a las lagartijas les gusta el sol.

Y, como era de esperarse con un animal a mi cuidado…


Murió…






Esa fue la corta vida de Lala la Lagartija…







Todo lo que toco perece…
 


No hay comentarios :

Publicar un comentario