Silent hill: The Bus #5




...Había dos corredores principales, uno hacia cada lado de la enorme área principal, estaba todo lo que un cine debe de tener, la taquilla con las pantallas táctiles para escoger tu lugar, mas adelante el área de comida, aunque por el ambiente oxidado no creo que comería nada de ese lugar,  seguido de la entrada a las salas, y justo ahí el lugar se ponía totalmente obscuro, ni siquiera mi lámpara de 35 led`s iluminaba.


Por algún motivo, instinto puede ser, decidí seguir lo que haría normalmente en el cine, ir a ver los grandes posters, había 8 películas a elegir:

  • ·         Las monedas de Mary Sue.
  • ·         El capitán coyote.
  • ·         Ostiones de un amor de verano.
  • ·         Nueva caída del fénix cubano.
  • ·         Nueva familia de mi novio.
  • ·         Otra película de mujeres semi desnudas.
  • ·         Reyes: el primero de los reyes.
  • ·         Estak: La noche del cuervo negro.

Todas con diseños muy profesionales y con un público muy definido, Seguí a las taquillas y revise las computadoras, no servían como era de esperarse, me deslice sobre el mostrador, había 4 mochilas en los números 5 y 3, que eran rojos y 7 y 2. Las mochilas estaban vacías, en el mostrador había 5 boletos, dos para “Estak: La noche del cuervo negro” dos para “Ostiones de un amor de verano” estos en asientos juntos y por ultimo para “Reyes: el primero de los reyes”.

-Tome los boletos y los guarde en mi bolsillo.

Cuando termine, se encendió un altavoz, que con estática y una voz a duras penas dijo “La película en la sala 6 va a comenzar en 10 minutos  La película era, Reyes: el primero de los reyes, cruce la taquilla y fui a la parte obscura que se ilumino con viejas lámparas incandescentes, era como si alguien me estuviera guiando, seguí a la sala indicada por la voz,  la puerta estaba cerrada y tenía un letrero “Sala en mantenimiento, solo personal autorizado  trate de forzarla pero solo lograba crear ruido que hacía eco en los largos pasillos y me daba escalofríos.

Regrese a inspeccionar el área de dulces, no había comida, la máquina de sodas estaba trabada, la de palomitas tenía solo los granos y estaba enrejada, no había llave en ninguno de los cajones; De pronto un chillido de altavoz resonó por toda la habitación y una lámpara se reventó, había pasado un minuto, me estaban advirtiendo que tenía tiempo límite, quedaban 9 lámparas, nueve minutos y 540 segundos de vida para mi, recorrí el lugar unas dos veces, dos lámparas mas se reventaron, hasta que por fin me detuve en la máquina expendedora, una vieja máquina expendedora, en el producto número uno, A1 en concreto, estaban las llaves de servicio, violente la maquina, intente romper las rejas con lo que tenía a mano, perdí dos minutos más, me quedaban 5 minutos.

Por primera vez desde que entre a este lugar, sentí temor real por mi vida, me apresure a pensar que podía hacer, regrese a la taquilla y vi las mochilas, debía ser una clave numérica, si alguien estaba manipulando mis pasos, tenía que estar dándome alguna pista para salvar mi vida.



Fotografias originales: Aqui

No hay comentarios :

Publicar un comentario