Silent hill: The Bus #7

Sugerimos a nuestros lectores ambientarse un poco con este soundtrack AQUI para una mejor exeriencia.


…Mientras paseaba mis ojos entre la mujer y la pantalla me comenzó a dar un sueño muy pesado, y por mas consiente que estuviera de que no debía de dormir, poco a poco fui cediendo, mientras daba mi último vistazo a la pantalla antes de caer ante Morfeo  -y esperando que fuera él y no su contra parte infernal- pude ver a la chica caer dormida y en la pantalla un autobús deteniéndose…


Fuente original


Al  abrir mis ojos me di cuenta que no estaba más en la sala de cine, era un autobús, podía ver los pasamanos, el aire acondicionado frio en mi piel, los asientos incómodos y el bamboleante rose de los topes y las llantas, con una lúgubre luz azul iluminándolo, esta vez a mi lado estaban las llaves del cine, mi cuchillo y mi celular, había perdido el resto de mis cosas, en mi bolsillo aun tenia entradas para las demás funciones, más adelante, dos filas para ser exacto, estaba esa mujer, dormida con su hombro recargado en la ventana.


Me tomo unos momentos decidir e ir a ver si era ella, y si así era, despertarla, al acercarme mi corazón se calmo al ver su lindo rostro humano, en cuanto despertó, el autobús se detuvo y abrió las puertas, nos miramos el uno al otro sin decir nada y bajamos, me sorprendió estar en la salida de la sala de cine, justo antes de abrir la puerta que daba a donde estaban esas horribles criaturas.

-¿Como llegamos aqui? 
-le pregunte-
-No tengo idea, pero tenia esto junto a mi en el autobus.

Me mostro su mano, tenia un pase de autobus, de esos electronicos para pagar sin monedas, en su otra mano tenia un encendedor.

-¿Que se supone que haga con esto?
-No tengo idea, regresemos a la sala, no es buena idea salir por aqui, hay unas criaturas terribles afuera.
-No me sirve esto, toma.

Obtuve el pase de autobus y el encendedor.


Proseguimos a la sala donde nos encontramos con una aterradora escena, nuestros lugares estaban bañados en sangre, había  un rastro de sangre que daba de la pantalla de proyección a ellos, el resto de los lugares estaban perfectos, justo cuando me disponía a comentarlo con mi acompañante, el proyector se encendió y comenzó a mostrar una cuenta regresiva de 60 segundos. Todas las luces se encendieron, el sistema de sonido de la sala comenzó a producir una leve y casi imperceptible estática.

Por mi mente paso un pensamiento rápido y intente quemar la pantalla de proyección, pero el encendedor no era tan potente, no creo que ninguno lo sea.
Pasaron 10 segundos y una lámpara exploto dejando en llamas el lugar que ocupaba, corrí a la otra salida de emergencia, perdí 20 segundos, estaba cerrada con cadenas, la mujer me grito que me apresurara, ella subía una escalera a la sala de proyección mientras quedaban 10 segundos, me apresure a hacer lo mismo pero a la mitad la ultima luz desapareció, la pantalla comenzó a mostrar imágenes de los mismos monstruos, esta vez más claros gracias al proyector, eran largos, deformes, de pecho rojo y con algo incrustado en su pecho, una mano más larga que la otra, puede que fueran otras criaturas.

Ella tomo mi mano y me subió, a pesar de la altura de los monstruos, no podrían llegar aquí sin escalera, pensé que estaríamos bien, pero al darme la vuelta lo primero que vi fue un cadáver, el cadáver del proyectista, la placa en su pecho decía “Robert” la mujer rompió en llanto al ver esto, mientras se decía a si misma o mucho que lo amaba no pude más que pensar en mi amada, no sé como reaccionaria al verla así, o como ella lo haría si yo terminara así.
Mientras me disponía a investigar el área. Las manos de los monstruos la alcanzaron por la ventanilla, la tomaron del cuello, y sin darme oportunidad de ayudarle, se la llevaron, solo pude escuchar sus gritos de dolor mientras me alejaba d ela ventana para no sufrir el mismo destino.
Después de unos momentos de calma, investigue el cuerpo del pobre joven, no había nada, pero en la mesa había una rosa marchita y una carta:


 "Querida, mi amor, Daniela, quiero disculparme por todo este tiempo que pase preocupandome por otras cosas y dejandote de lado, tu eres lo mas importante de mi triste vida, por fin pude ahorrar lo suficiente, incluso vendi los accesorios de mi auto para poder pagarte una cena, ese peluche que querias y rente tus peliculas favoritas, pedi unos favores y nos dejaran tener el cine solo para nosotros una noche, espero que em disculpes por todo lo que he hecho mal en todo este tiempo, te amo -Robert."

Senti un pesar en mi alma al leer esto, ella ni siquiera pudo leer la carta de arrepentimiento de su pareja, mucho menos verla antes de que los dos perdieran la vida, era algo cruel, no eran solo dos muertes, alguien queria ver morir ademas su amor. Tome el cuerpo de el sujeto y lo lance por la ventanilla, me sentia incomodo, guarde la nota en mi bolsillo, Siendo el unico testigo de su amor, no lo dejare morir.

Di un vistazo mas al lugar y encontre una videocamara, unos lentes de sol y bote de laca para el cabello.

-Obtuve Videocamara
-Obtuve lentes de sol
-Obtuve laca para el cabello.

 Mientras me cuestionaba que hacer, el tiempo volvio a tomar las riendas -aunque en realidad nunca las perdio- y alguien comenzo a tocar la puerta intempestivamente y rapidamente, gritando "Ayuda, ayuda, estan cerca, se hay alguien ahi abrame por favor" gritos que normalmente en una situacion asi -si es que hay algo normal en esto-  hubiera ignorado, pero habia un ligero problema, eran de una niña.


___________________________

No hay comentarios :

Publicar un comentario