Recomendaciones literarias: La Divina Comedia


Mi historia con este libro es larga, principalmente porque se perdió en un mini-universo que tengo en un mueble de televisión/librero.

La Divina Comedia es uno de esos libros que no importa si te gusta leer o no, si te gusta el tema o no, si te gusta el estilo de Dante o no, simplemente es una lectura que vale la pena leer porque vale la pena leer.

El libro, que originalmente es un cántico en un dialecto italiano del tiempo de Dante, trata de un viaje, protagonizado por el autor, a través de lo que conocemos como el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso. Lo más interesante de la obra es que se puede leer tanto literal como metafóricamente y, para facilitar la segunda opción, cada versión viene con notas que explican algunas imágenes simbólicas, así como la relevancia de los personajes con los Dante se cruza en su camino.




Si les gusta lo facil y entretenido, probablemente disfrutaran sólo el Infierno. Aquí, el guía de Dante será Virgilio, un poeta que el admiraba mucho, amigo y maestro. El encargo es dado por Betriz, el primer y más profundo amor de Dante, quien murió en una edad precoz para unirse a su destino cerca de Dios. Las imágenes que se encuentran en el infierno son de tortura y horror, cada castigo es aplicado por distintos demonios y entre los círculos que componen la gran fosa desfilan figuras míticas y políticos italianos. Mi castigo favorito (no que quiera vivirlo, sino que es una imagen interesante) fue el río de lo coléricos. Un montón de cuerpos en aguas mugrientas, sucios, a penas se les pueden distinguir los rostros entre la suciedad, golpeandose los unos al los otros en sus pataleadas y golpes de furia ciega. Otro momento muy interesante es el castigo a los suicidas, quienes son convertidos en plantas y árboles. Renunciaron a su cuerpo y ni siquiera en el infierno son capaces de tenerlo consigo.

El Purgatorio es un escenario más tranquilo. La diferencia entre aquellos que se encuentran en el Infienro y el Purgatorio, es que los segundos se arrepienten de sus faltas y desean acercarse más a la luz Divina. Aquí, las alegorias son un poco más fáciles de comprender. Los glotones no pueden comer los frutos jugosos ni beber el agua que los rodea. Los lujuriosos arden en llamas como la carne alguna vez le ardió en vida por el deseo.

El acenso al Paraíso es más complicado de lo que fue cruzar el Infierno y el Purgatorio, tal es así que lo espíritus que caminaron junto a él en los anteriores territorios, desaparecen antes de poder entrar. Se reencuentra con Beatriz, su amada, la puerta al cielo. El Paraíso más una lección de filosofía y moral cristiana, que nunca caen mal, ya que no se va a lo que predica la Iglesia, sino lo que los sabios del tema han dicho. Aquellos que siguen la doctrina son recompensados con su estadia en el primer círculo, pero si se desea estar más arriba debe de ser nutriente de la misma. En otras palabras, si deseas estar cerca de Dios, no debes seguir órdenes, debes encontrar el buen camino por tí mismo y ayudar a los demás a descubrirlo.

La verdad, conforme más me acercaba al final menos entendía lo que estaban diciendo. Vale la pena leer cada canto con detenimiento, analizarlo y unirlo a todo el escenario que ya se había presentado.

También es importante la versión que se consigan, hay desde las ligeras que se comen cantos y te explican algo superficial el tema, como esa edición que me encontré en la biblioteca de la Universidad. Era antigua, las páginas estaban amarillentas, pero tenía la poseía en italiano, la traducción al español y las explicaciones casi tan extensas como el propio texto.

Probablemente no sea uno de los mejores libros para leer si eres principiante y no sabes mucho de literatura, política, historia, mitología o teología. Pero si dominas un poco los temas lo encontrarás, más que entretenido, revelador.

¡Oh! Y Dante no es un cruzado, no se acuesta con nadie, no está viendo si se hace bueno o malo, de hecho espera con toda su alma encontrar el camino hacia la sabiduría verdadera y esas cosas. Y tampoco se lo tomen tan en serio. Digo, lo escribió un sujeto hace siglos, del lado perdedor de la historia y que claramente se sentía algo perdido él mismo. Aunque la última parte fue escrita poco antes de su muerte, cuando era más viejo y más sabio así que también vale la pena entenderlo. Las personas que más me agradan son ancianas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario