[Reseña y Screenshots] Kyousougiga: ¡Mira todos esos colores!


Hace mucho, mucho tiempo, cuando la línea entre los mundos era borrosa y los humanos convivían con los Dioses, existió un monje con una habilidad especial: lo que dibujaba cobraba vida. Su poder asustaba a las personas, y él no quería tener nada que ver con ellos, así que se aisló en las montañas y comenzó a crear un nuevo mundo en sus dibujos. La llamó Kyoto -La Capital Espejo-.

Con sólo 10 capítulos, Kyousougiga es tan corta como confusa, pero esta llena de hermosos colores, encantadores y divertidos personajes con una historia enfocada en el valor de la familia y el amor filial.

Ultimos screenshots shuer png HD. Enjoy.





Todo comienza con una pequeña historia de amor entre un monje hermitaño y un conejo negro. Debido a que sólo era un conejo, y uno más de los dibujos del monje, el pobre animalito no puede declarar su amor al monje. Hasta que un buda que escucha sus plegarias le da su cuerpo y una oportunidad de consumar su amor. El monje y el conejo negro vivieron felices juntos, durante mucho tiempo, hasta que un día se vieron bendecidos por una tragedia ajena.


 El niño que el monje se encuentra en una casa en llamas está muerto, sin embargo, con uno de sus dibujos, le da la oportunidad de vivir una vez más y ser el hijo que él y la buda no pueden tener. Aquí la pequeña historia de amor se convierte en la historia de nacer y renacer de una pequeña familia. Para amenizar la vida del niño, quien tiene tendencias suicidas y odia ser inmortal, y además hacer crecer su familia, el monje dibuja dos nuevos hijos: un demonio y un santo.


 Desgraciadamente, los poderes del monje son un problema para el orden establecido del universo y su jefe le ordena que destruya el mundo que ha creado y vuelva a sus verdaderos deberes. Para escapar, el monje y su familia deciden irse a vivir al mundo que el monje a creado en dibujos. Lo que parece ser un final feliz está cerca. Pero inadvertidamente los padres se van. En el nuevo mundo donde no pasa el tiempo y nada muere o desaparece, los tres niños se convierten en guías y protectores de toda la población, reemplazando la función que haría su padre.


Durante mucho tiempo, los tres hermanos: el monje, el santo y el demonio, vivieron esperando el regreso de sus padres, como se les había prometido. Contrario a sus expectativas, el primer visitante es Koto, quien carga con los mismos ojos y el mismo nombre de su madre.



Por su parte, Koto llegó a ese mundo con la esperanza de encontrar al conejo negro que siempre está alrededor de su padre y maestro en el mundo fuera de los dibujos. Para acompañarla cuenta con sus "hermano" A y Un, y un martillo mágico que puede cambiar de tamaño y destruir permanente cualquier cosa en el mundo que se suponía eterno. Claramente, Koto tiene una relación con los padres de Myoue y sus hermanos, lo que provoca que se encariñen rápidamente con ella, así como múltiples sospechas de su verdadera identidad.


La mayoría de los capítulos tratan del mundo mágico y cómo los hermanos se las han arreglado para superar y no superar el abandono de sus padres, recuperan a su madre y tratan de actuar como adultos funcionales y responsables, dignos hijo de su padre, mientras el fin de los días se acerca gracias a Koto y su padre poco comunicativo y misterioso. Aunque la historia del monje y su familia es contada varias veces y desde varios puntos de vista, realmente nada queda claro hasta los último dos episodios (en un monólogo bastante largo e informativo).


Y lo más importante por supuesto...

¡MIREN TODOS ESOS COLORES!

I feel you, Koto.










Debería de mencionar al Shrine y la organización extraña de Kurama, pero es complicado mencionarlas juntas. Pareciera que cuando una aparece, la otra deja de existir y vice-versa. Simplemente no se mezclan. Y es cosa aburrida de plot.

Quizás lo más interesante del anime es que tiene una historia más o menos sólida y con sentido al final de todo. Aunque vale la pena sólo por ver a Koto hacer escándalo por todos lados y golpear con todas sus fuerzas al suicida de su padre. Esa es definitivamente la escena más satisfactoria de todas. Hizo valer la pena estar confundida por 10 episodios.

MAGIA 80
PROBLEMAS FAMILIARES 200
SENTIDO  0
VISUALES 110
ENTRETENMIENTO  65
PLOT    100, sólo por ese monólogo de Inari.
GOD

Ni siquiera sé como recomendar esto. Si lo miras una vez, vale la pena verlo dos veces.